jueves, 9 de septiembre de 2010

Un Enfoque sobre la Depresión en la Adolescencia

Dra. Carmen Rivero

Detrás de la mascara de una adolescencia difícil, esta el rostro de una sociedad difícil, hostil y que no desea comprender

A. Aberastury

Introducción

La depresión es uno de los conceptos dinámicos que tiene su origen en la obra original de Freud de duelo y melancolía, pero que ha crecido a lo largo del tiempo y que todavía hoy está en proceso de desarrollo, es importante definir el concepto de duelo como la reacción normal ante una pérdida real en donde se retira la energía del objeto perdido, regresando hacia el propio individuo, siendo el sentimiento predominante el de abatimiento y tristeza.

Abrahan ha sido uno de los autores que ha puesto más importancia en el papel que desempeña la oralidad en la depresión. hecho que fue posteriormente estudiado por Radó y Fenichel, el primero analizó la influencia de la situación de lactancia sobre el yó infantil y de esta manera amplió el concepto de oralidad para abarcar todas las sensaciones placenteras que experimenta el lactante junto al pecho de su madre tales como los sentimientos de calor, seguridad y nutrición.

Edward Bibring propuso un modelo de depresión, basado en el conflicto que implica la expresión emocional de un estado de desvalidamiento e impotencia del yó, siendo característica de las personas que padecen de depresión:

1.- El deseo de ser valioso, amado y apreciado.
2.- El deseo de ser fuerte y tener seguridad.
3.- El deseo de ser bueno y amable.

Este autor creía que lo que llevaba a la depresión es la tensión entre las aproximaciones propias y la conciencia que el yó tiene de su desvalidamiento.

En el análisis histórico de la depresión hay conceptos e ideas que parecen asomar una y otra vez como es: la persistente conexión de la fase oral del desarrollo y la unidad madre/hijo, la regulación de la autoestima y finalmente una asociación normal entre agresión, hostilidad, super yó y culpa resultante.

Thederese Benedeck demostró que la naturaleza de la constelación depresiva descansa en la psicología de la función procreadora y en los propios cuidados maternales "Constelación" que se entiende de acuerdo a las propias interacciones recíprocas entre la madre y el hijo.

Para Burton "la depresión es la más universal de las aflicciones humanas" y duda que exista algún individuo que deje de experimentarla a lo largo de su existencia, por lo tanto, es un fenómeno muy frecuente en los jóvenes, ya que sabemos que la angustia los afecta tanto como al adulto.

Clínica

La adolescencia es una etapa, periodo o estado que se presenta con características bien definidas en el gradual desarrollo del hombre, aparece como un salto importante entre la infancia y la adultez; para algunos autores, la adolescencia se considera como el segundo nacimiento, ya que el joven necesita resolver los problemas de ser en función de si mismos y en relación asar grupo familiar. La mayoría de las investigaciones hechas en relación a las emociones en la adolescencia concluyen, que en este periodo existe un aumento de la emotividad, la cual es provocada por la necesidad que experimenta el ser humano de abandonar viejos hábitos de acción y de pensamiento y de establecer otros nuevos, así también desde el punto de vista de la conducta observada se considera que el adolescente vive en una desubiación en el tiempo, convirtiendo el tiempo en un presente y en un activo en un intento de manejarlo. Durante esta apoca el desarrollo de las facultades cognoscitivas del adolescente le permiten constituir un sistema de pensamiento que incluye la responsabilidad ante los demás, la internalización de valores y normas y un incipiente sentido de si mismo. A esta edad se encuentra mas preocupado por la opinión de sus iguales o de la sociedad que por lo que opinan sus padres.

Sin embargo, lleva dentro de si mismo y trasmite a la comunidad los sistemas internalizados de creencias familiares que aprendió en el hogar, de acuerdo a estas enfrenta la frustración de diferentes maneras y recurre a diversos mecanismos de defensa, pudiendo mostrar una reacción afectiva inicial ante las frustraciones o a la pérdida de bienestar. Se produce entonces la consolidación de los procesos adaptativos, de modo que el niño reacciona a la tensión de una manera característica y reiterativa.

El crecimiento cognoscitivo de la pubertad permite que el adolescente se evalúe desde el punto de vista moral. En vista de las demandas impuestas por la vida puede sentirse indigno o falto de valores, siendo frecuente la disminución de la autoestima. El estado afectivo deja de ser una evaluación lógica y personal. Solo hacia el final de la niñez es posible observar en la práctica clínica episodios depresivos comparados con el adulto. LAS DEPRESIONES DE LA ADOLESCENCIA IGUALAN A LAS DE LA EDAD ADULTA EN SEVERIDAD, LA SOBREPASAN EN AUTODESTRUCTIVIDAD Y MUESTRAN TODAVIA EL SELLO CARACTERISTlCO DE SU CONCOMITANTE CON EL PROCESO DE DESARROLLO. El adolescente piensa constantemente en el futuro, la idea del tiempo sobresale en el pensamiento. Para el todas las acciones o experiencias son irrevocables y eternas, al igual que la vergüenza y la desesperación que la provocan. Este exagerado énfasis entre el hay y el mañana escapa a la seguridad del niño y esta mitigado por la mayor experiencia del adulto. EL ADOLESCENTE SIENTE QUE TODO SE HAPERDIDO Y QUE NADA PUEDE REDIMIRSE EN CONSECUENCIA SE DEPRIME.

Otro factor que influye en la depresión es la falta de moderación del pensamiento, ya que el joven parece vivir en un mundo del "todo o nada" dando a hechos triviales una trascendencia desmedida reaccionando de una manera dramática y terminable. Todos estos factores expuestos es lo que llevó a Anna Freud a plantear de que todos los adolescentes se encontraban en un estado de duelo y que en realidad añoraban los períodos de la niñez en donde las soluciones eran relativamente simples.

Depresión adolescente con fijaciones edipicas

La reacción depresiva se caracteriza por una ausencia notable de conducta adecuada para esta fase del desarrollo y por una pronunciada inmadurez de la capacidad de duelo, en donde la hostilidad dirigida hacia los padres, se desvía hacia si mismo y las tendencias de autodesprecio se relacionan en ultima instancia con el deseo de destruir la imagen idealizada de los padres, por quienes el niño se siente traicionado. Entonces la hostilidad puede dirigirse hacia la imagen que ha perdurado del padre o hacia el mismo, lo que origina una conducta provocativa, contradictoria o intentos masoquistas y suicidas de enfrentarse a los afectos depresivos.

Depresión en la adolescencia con una resolución incompleta de la separación - individuación

Desde el punto de vista clínico, la depresión en la adolescencia en la cual predominan los rasgos pre-edipicos se manifiesta en fluctuaciones muy inestables del estado de ánimo y de dependencia, mostrando un grado notable de dependencia no resuelta que plantean a sus padres o a sus sustitutos. Con frecuencia existe una relación diadica intensa con la madre que a veces produce un vinculo de tipo dependiente y simbiótico; en otras ocasiones se plantea como una relación sadomasoquista llena de ataques hostiles a la familia y a las autoridades externas. Malmquist describe a estos jóvenes como seres conscientes de sus necesidades de emancipación al mismo tiempo que luchan contra su incapacidad. Frecuentemente son hipocondriacos o manifiestan perturbaciones psicosomáticas. Se observa a si mismo una actuación de la conducta, acompañado de violencia física y verbal, que se altera con una necesidad de apego para obtener seguridad y protección.

Psicoterapia de la depresión

La etapa inicial del tratamiento es la más difícil, pero también la más importante, en donde es imprescindible el establecimiento de un buen rapport, ya que de ello dependen las posibilidades del éxito terapéutico, teniendo gran relevancia la flexibilidad del terapeuta para comprender las necesidades del adolescente deprimido. En la primera etapa es difícil hacer contacto, ya que el joven se encuentra absorto en un estado de ánimo y muchas veces no encuentra palabras para expresar sus sentimientos. El esfuerzo para comunicarse le parece enorme, dando la impresión de estar poseído y abrumado por una sensación de futilidad, impotencia y desesperación. De ahí que el terapeuta debe dar muestras de solidaridad, sin que ello signifique para el paciente la admisión de su impotencia. Cuando el terapeuta consigue establecer el rapport y demuestra su deseo de llegar, iniciándose así una relación terapéutica adquiriendo este último un valor significativo para el paciente, se forma de esta manera un equipo de trabado en donde hay dos personas dedicadas a indagar y a modificar efectos nocivos de la depresión, ambas partes estar. comprometidas, pero asumen roles distintos. La nebulosidad, la incertidumbre, las dudas y el desaliento del paciente están comparadas por la orientación y sensación de seguridad del terapeuta. Una vez resuelto los problemas iniciales el terapeuta debe indagar sobre las pérdidas sufridas. Quizás la pérdida no se refiere a hechos concretos, sino a valores simbólicos atribuidos a determinar cosas o acontecimientos. Un hecho insignificante para cualquier persona puede significar para el paciente la pérdida de la esperanza o una fantasía consciente o inconsciente que llenaba gran parte de su vida psíquica.

En todo trabajo terapéutico:

1.- Se debe tratar de aumentar la autoestima disminuida del paciente, intentando resolver el hecho que el adolescente no sienta que ir a terapia, corresponde a una debilidad del mismo para enfrentar sus problemas.

2.- Se debe elevar la confianza del paciente partiendo de sus capacidades y de las fuerzas del yó, siendo este un procedimiento que va ligado al incremento de la autoestima.

3.- El terapeuta debe tratar de expresar los sentimientos que invaden al paciente, eligiendo un lenguaje suficientemente burdo; con este método de la catarsis mediata no se le exige al paciente que se haga responsable por la hostilidad expresada, haciéndola mas aceptada cuando el que asume la responsabilidad de su verbalización es el terapeuta.

4.- Dar apoyo asegurando al paciente que el terapeuta está a su disposición en cualquier momento, puede ser una maniobra terapéutica muy importante sobre todo en los pacientes deprimidos fuertemente y con riesgos de suicidio.

5.- El guiar puede desempeñar un papel de gran valor en el tratamiento de las depresiones y puede ser particularmente urgente cuando hay peligro de suicidio.

6.- Si el paciente continua en franco descenso de la autoestima y en donde existe una gran hostilidad es recomendable la realización de ejercicios violentos (pegarle a un saco de arena, boliche, etc).

Siendo el suicidio en adolescentes bastante frecuente es importante diferenciar la psicodinámia del suicidio de otras depresiones. La expresión del deseo de dormir sin preocupaciones como lo señala Lewin. Deseos orales se encuentran muy extendidos entre la gente y son probablemente los responsables de la frecuencia de los pensamientos suicidas que existen entre los adolescentes. Cuando esos deseos orales van acompañados de una gran cantidad de hostilidad en personas que tienen muy poca fuerza en el yó y un super yó severo es un elemento para que el terapeuta se preocupe y los mecanismos que generalmente operan son:

1.- El deseo de expiar un crimen real o imaginario.
2.- El deseo de reunirse con un campanero o amante muerto.
3.- El deseo de forzar el amor de otra persona.

Por lo tanto, las motivaciones que pueden presentar un acto suicida no siempre siguen el mismo patrón, aunque el elemento de depresión es coman en la mayoría de ellos. De cualquier manera, debemos reconocer que el gesto suicida, la idea de suicidio y la depresión misma, son siempre gritos de auxilio y que el terapeuta debe responder a su llamado.

Bibliografía

- ABERASTURY, A. y KNOBEL, M. La Adolescencia Normal. Editorial Paídos. BsAs. 1976.

- ANTHONY, L. y BENEDEK, T. Depresión y Existencia Humana. Salvat. España 1981.

- ARIETI, S.T. BEMPODAD. Psicoterapia de la Depresión. Editorial Paídos BsAs 1981.

- BELLA y SMAL. Psicoterapia Breve y de Emergencia. Editorial Pax México.1988.

- GRIMBERG, L. Culpa y Depresión un estudio psicoanalítico. Paídos BsAs.1983.

- GOLMAN, H. Psiquiatra General. Editorial Manual Moderno. México D.F.1989.

- FREDMAN, M. y KAPLAN, H. Tratado de Psiquiatría. Editorial Salvat. España 1986.

- LLABERIA, D y LORENTE, P. Epidemiología de la Depresión Infantil. Editorial. Espaxis. España 1990.

- RUILOBA, V. Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría. Salvat. 3era. Edición. México 1991.

Fuente: http://media.payson.tulane.edu:8083/html/spanish/1h005s/1h005s08.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada