martes, 6 de marzo de 2012

Niños que roncan podrían tener problemas de conducta

NOTIMEX/CHICAGO
/i/2012/03/367081.jpeg
Existe entre un 20 y un 100 por ciento más de probabilidades de un comportamiento problemático en los niños con transtornos respiratorios.

Los niños que roncan o muestran otros trastornos respiratorios relacionados con el sueño son más propensos a tener problemas de conducta años más tarde, concluyó un estudio difundido por la Academia Estadunidense de Pediatría (AAP).

El análisis, que se publica en la revista Pediatrics esta semana, indica que la presencia de problemas respiratorios a temprana edad en los niños mientras duermen tiene fuertes y persistentes efectos sobre el comportamiento posterior en la infancia.

Para el estudio denominado "Trastornos respiratorios del sueño: los resultados conductuales a los 4 y 7 años", coordinado por Karen Bonuck del Albert Einstein College of Medicine, de Nueva York, se pidió a un grupo de padres que registraran datos sobre la respiración de sus hijos mientras duermen.

En la investigación se contó con nueve mil 140 niños de cuatro años y ocho mil 98 de siete años, con los que se llenaron cuestionarios sobre capacidades y dificultades relacionados con la respiración durante el sueño.

El ronquido y la apnea del sueño (interrupción de la respiración mientras se duerme) se reportaron a partir de los 6 meses y periódicamente a los 18, 30, 42, 57 meses y hasta la edad de 7 años, fueron algunos de los elementos a los que dio seguimiento el grupo de investigadores.

Según los resultados entre los niños con trastornos respiratorios, incluyendo el ronquido, existe de 20 a 100 por ciento más de probabilidades de un comportamiento problemático. De los síntomas que se presentaron más tarde destacan las dificultades emocionales y la hiperactividad.

Inicialmente, los investigadores predijeron que el comportamiento problemático a los 7 años era similar que a los 4 años, pero en trayectorias posteriores el "peor caso" fue a los 30 meses de edad.

A los 7 años se detectó en esos niños hiperactividad, problemas de conducta y dificultades en su trato individual.

A los 4 años, los niños con trastornos respiratorios del sueño eran de 20 a 60 por ciento más propensos a tener problemas de conducta, mientras que a los 7 años de un 40 a 100 por ciento fueron más propensos.

Los peores síntomas fueron asociados con los peores resultados del comportamiento.

Los hallazgos del estudio sugieren que los síntomas de trastornos respiratorios tienen un 40 a 50 por ciento más de probabilidades de problemas de conducta a los 7 años y pueden requerir una atención inmediata en el primer año de vida.

De acuerdo con los autores los trastornos respiratorios del sueño a temprana edad tienen fuertes efectos sobre un comportamiento posterior dentro de la misma infancia, quizá debido a una mayor vulnerabilidad en un período crítico del desarrollo del cerebro, cuando hay una mayor necesidad de sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada