lunes, 24 de enero de 2011

Encuesta Nacional de Salud revela que 97 mil chilenos sufren de enfermedad celíaca


Tienen alergia intestinal al gluten,proteína que se halla en harinas, limitando drásticamente su dieta.

por Virginia Price
Según la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), uno de cada 100 chilenos es celíaco. Es decir, sufre una alteración crónica del intestino delgado causada por el contacto con el gluten, una proteína vegetal específicapresente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena.

Cada vez que un celíaco consume algún alimento que contenga gluten -como pan, tallarines o chocolates- su sistema inmune reacciona en contra del intestino delgado, inflamándolo y aplanando las vellosidades que lo recubren y que son cruciales para la absorción de nutrientes.

Al ser una enfermedad crónica, los efectos no son inmediatos, sino que acumulativos, pero con claros signos: pérdida de peso, diarrea crónica, retraso del crecimiento, fatiga, erupciones en la piel, vómitos, vientre hinchado y cambios en el carácter, entre otros.

Aunque hoy se sabe que también hay celíacos obesos que manifiestan el mal a través de anemia, osteoporosis temprana, hepatitis crónica y síntomas en la piel y las articulaciones.

Mal escondido

Juan Francisco Miquel, gastroenterólogo de la Universidad Católica y experto en celíacos, explica que el intestino delgado tiene la función de absorber nutrientes y que en ese proceso sus vellosidades son fundamentales, ya que producen el contacto entre los nutrientes y el intestino para poder absorberlos de forma eficiente.

En los celíacos, sin embargo, la inflamación crónica que sufren del intestino por la exposición al gluten va aplanando y acortando estas vellosidades, por lo que la persona pierde la superficie de absorción de alimentos.

"Es como si les cortaran el intestino, lo que tiene repercusión en la nutrición del cuerpo", explica.

Pese a que la ENS por primera vez incorpora esta enfermedad de carácter hereditaria en su medición, los expertos concuerdan en que es un mal que muy pocos saben que padecen, lo que puede deteriorar gravemente la calidad de vida de los pacientes.

Según cifras de la Fundación Convivir, nueve de cada 10 celíacos no saben que lo son y pueden pasar toda su vida con molestias sin saber qué es lo que las provoca.

Lo que mostró la encuesta es que esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres, al igual que todas las enfermedades autoinmunes, y que no hay edades más vulnerables que otras.

Dieta especial

Para diagnosticar la enfermedad basta un examen de sangre para medir si hay una enzima llamada antitransglutaminasa. Si es así, el paciente debe realizarse una endoscopía y biopsia en su intestino para conocer su nivel de deterioro.

¿El tratamiento? Tan simple como tener una dieta especial libre de gluten que permita evitar la inflamación crónica y la recuperación de las vellosidades intestinales.

Sin embargo, además de la gran cantidad de productos que quedan restringidos, la dieta sin gluten es más cara que una que sí lo contiene -sobre todo si la persona quiere consumir harinas especiales que no contienen la proteína-, lo que, según Miquel, se transforma en un impedimento, muchas veces, para que las personas sigan el tratamiento.

Por ejemplo, un pan de molde blanco sin gluten cuesta alrededor de $ 1.700, mientras que un pan de molde normal cuesta aproximadamente mil pesos.

Es así como más de la mitad de los pacientes reconocen que no siguen ninguna dieta, lo que es muy peligroso, según el gastroenterólogo de la UC, ya que si el paciente consume gluten puede llegar a desarrollar cáncer intestinal, "que es súper grave; una vez que se desarrolla, los tratamientos no son muy efectivos, son de muy mal pronóstico", advierte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada