lunes, 23 de mayo de 2011

Observaciones al informe del ISP referente al uso de lacrimógenas

http://blog.latercera.com/blog/dsalinas/entry/observaciones_al_informe_del_ispMayo. 23 , 2011

Que la paja en el propio ojo no te impida ver la viga en el ojo ajeno.


Tenía el presentimiento de que terminaría atrapado en un tema de la contingencia y de éstos del gusto de políticos, más encima. Meterme en estos temas me hace sentir como si saliera de un recital de Arjona, con el temor de que alguien me descubra y piense que ésa es la música que me gusta. La verdad, lo hago porque creo que es útil y porque ya he cumplido con mi cuota frecuente de "la ruta de la cuántica" (ésa que escribo para cómplices mentales). Por lo demás, se necesitan respuestas verdaderas para la optimización de procesos y protocolos en base a decisiones racionales y eso me motiva. En favor de todos está la tecnología, encendiendo el foco reflector sobre aquellos que no han entendido que están siendo observados, que en estos nuevos tiempos sus informes circulan en todas direcciones montados en hileras de unos y ceros, acabando en personas dispuestas a leerlos con toda su atención. Son tiempos en los que a las instituciones les es difícil disimular cualquier falta de rigor y transparencia. Quiero ser parte de esos tiempos. Un amigo me envía un archivo con el informe, ya no hay excusas y lo leo.


El informe del ISP (Instituto de Salud Pública), enviado por el Ministerio de Salud al Ministerio del Interior y Seguridad Pública, hace referencia al principio activo CS (clorobenzalmalononitrilo o 2-clorobencilidenmalonitrilo) contenido en las bombas lacrimógenas que emplea Carabineros, en cuanto a la indagación de su asociación causal con efectos abortivos. Al comienzo, el informe señala los recursos utilizados para la búsqueda bibliográfica, a continuación trata sobre las "características generales de los gases lacrimógenos", lo que complementa con una "descripción de agentes lacrimógenos utilizados a nivel nacional". El punto cuatro del informe trata sobre la "asociación causal de gas lacrimógeno (CS) y su hipotético efecto abortivo". Las conclusiones del informe señalan que “no se dispone de evidencia científica consistente que permita concluir la presencia de una posible asociación causal entre gas lacrimógeno (CS) y aborto u otras patologías severas en población humana". A continuación señalo una serie de observaciones en relación al informe.


Observaciones sobre los fundamentos bibliográficos del informe:


- Tratándose de que el informe se basa en una investigación bibliográfica, la lista de referencias es muy pobre si se compara con toda la información disponible actualmente. El informe entrega 13 referencias, señalando que las primeras cinco han sido“compartidas” por el Dr. Andrei Tchernitchin, uno de los expertos consultados.


- Desafortunadamente en el informe no es discutido de modo específico el contenido de ninguna de esas referencias compartidas y tampoco su inserción aparece asociada a un texto que las requiera.


- Las ocho referencias restantes sí son empleadas en el informe. Sin embargo, sólo dos de ellas, las dos últimas, son empleadas en la discusión de la asociación causal entre el CS y el efecto abortivo, correspondiente al tema declarado. Uno de ellos es una referencia de hace casi 40 años (1973) y el otro es un libro del año 2006.


Al respecto, aún cuando he hecho mi propia búsqueda bibliográfica, ha sido más importante la colaboración recibida de algunos amigos, quienes me han enviado por el ciberespacio, intuyendo mi urgencia o respondiendo a mi solicitud de ayuda, referencias y artículos para preparar este tema. Uno de los artículos que recibí es más reciente que cualquiera de los presentados en el informe (Sivathasan, N; "Educating on CS or “tear gas” ". 2010. Emerg. Me. J. 27(11): 881-882). En él Sivathasan realiza una discusión muy equilibrada al seleccionar sin sesgo las referencias, pues, incluyendo algunas que señalan que no hay efectos adversos del CS para la salud, también incluye otras que señalan lo contrario. Comenta, por ejemplo, la afirmación de Schindler sobre que el CS no es inofensivo y que sus efectos sobre humanos son relativamente desconocidos porque las publicaciones son principalmente del tipo de investigación médica militar, clasificada parcialmente como secreta.


Observaciones sobre las discusiones que incluye el informe acerca de la asociación causal entre el CS y el efecto abortivo:


- En el primer párrafo del punto cuatro del informe, “asociación causal de gas lacrimógeno (CS) y efecto abortivo”, se señala que “no se encontró evidencia científica que permita concluir que existe una relación causal entre el uso de estos gases y el efecto abortivo”. Una afirmación como la anterior no puede estar fundamentada en el escaso y poco actualizado fundamento bibliográfico presentado. Por otro lado, se omite la discusión relacionada con la posibilidad de “descartar (o no) efectos abortivos”. Es posible que en un trabajo de ese tipo no se pueda concluir una relación de causalidad entre un agente y un efecto hipotético, pero también es posible que, al mismo tiempo, se carezca de argumentos para “descartar” tal relación. Considero que esta omisión afecta gravemente la calidad del informe.


- Se señala como argumento que en un estudio del año 1973 el CS no causó daño en el embarazo en varios estudios con animales. También se indica la existencia de algunos informes sobre el aumento de abortos involuntarios y mortinatos debido a exposición directa de gas lacrimógeno en la guerra del Medio Oriente, a lo que el informe señala dudas metodológicas, sin decir cuáles son, e indica que no han encontrado este tipo de reportes en manifestaciones civiles.


- Respecto del planteamiento del toxicólogo Andrei Chernitsin, el informe dice que: 1) se habrían analizado sus evidencias presentadas en favor de una relación de causalidad entre CS y aborto, 2) y sin encontrarse publicaciones de él sobre estudios experimentales en humanos ni animales, que demostraran tal asociación causal.


Pienso que falta en el informe relacionar las dos ideas anteriores: ¿La intención de señalar juntas 1) y 2) era sugerir que Chernitsin carecería de todo tipo de evidencias y argumentos? Si en el comienzo del informe se han incluido referencias bibliográficas de sus trabajos, que son más de un tercio del total de referencias del informe ¿por qué no son mencionadas de modo específico en el punto en el que se discute la causalidad del CS sobre el efecto abortivo?


- Es aberrante que se insinúe como elemento de descarte de las ideas de Chernitsin, su carencia de “estudios experimentales" en humanos y animales. Ante la obvia carencia de experimentos abortivos en humanos, la discusión debe ampliarse a otros elementos básicos en el establecimiento de una relación de causalidad, tales como aquellos conocidos como plausibilidad biológica y analogía.


Por todo lo anterior, considero que el informe presentado por le ISP es poco riguroso en su análisis, y se centra sólo en la carencia de evidencias causales de tipo experimental, aún cuando no se cuenta con estudios completos en los ámbitos preclínicos, clínicos o epidemiológicos, de ninguno de los cuales sugiere su realización.


Una vez más, el ISP decepciona al aborda desprolijamente temas apremiantes y de interés fundamental para la población, sobre los que se esperaría recibir de su parte apoyo técnico con rigor académico (También me he referido en otro artículo a desprolijidades del ISP: Errores metodológicos en informe del Minsal sobre yogures).


La solicitud del informe hecha por el Ministro Hinzpeter era una oportunidad para debatir acerca del uso de las bombas lacrimógenas en el control del orden público. Muchos países desarrollados han debido plantearse este debate (no en vano en 1998 una editorial deThe Lancet, en su volumen 352 y página 159, proponía una moratoria en el uso del mismo gas, usado ya por décadas, lo que motivó la entrega posterior de reportes comisionados por el gobierno Británico). Tal vez un estudio más completo en nuestro país beneficie no sólo a la población civil, sino también a los propios carabineros, quienes también quedan expuestos a las bombas lacrimógenas. El resultado de tal estudio no sólo puede incidir en la abolición o la continuidad del uso de estos polémicos elementos, sino que también puede determinar la optimización de los protocolos policiales y de asistencia médica.



Nota sobre los comentarios: El sistema define automáticamente a algunos comentarios como "spam". Les solicito paciencia, pues, posteriormente, desde el administrador del blog, es posible habilitar su publicación. Aunque aquí no escribo comentarios, agradezco todas sus contribuciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada